Vender es como ligar

Estas pasadas navidades estuve  de comida con los amigos y como suele ser típico nos fuimos de copas después. En un bar, estando en la barra empece a hablar con una chica que acababa de pedir. La conversación estuvo bastante bien pero después de un rato y de que le pusieran la copa a la chica me dice que se va donde esta su grupo y que muy bien, pero no.

Al rato voy al servicio y de vuelta me encuentro a un amigo del pueblo, Lolo, que hacia tiempo que no veía (cosas típicas que suelen ocurrir en estas fechas), nos preguntamos por la salud, familia, que tal nos iba,….. y de pronto se acerca la chica con la que estuve hablando en la barra y me dice “Hola de nuevo”. Me quedo sorprendido de la situación y le digo “Hola de nuevo, ¿pero tu no habías pasado? ¿ Y ahora?” a lo cual me responde “Sí, pero como eres amigo de Lolo, y Lolo es buena gente” lo cual le siguió de mi parte, “Ahhhh, ahora sí”.

Vender es como ligar y no hay mejor forma de vender que mediante referencias, como me ocurrió con Lolo, o lo que se llama el boca-oreja.

Los clientes buscan determinados productos/servicios y la empresa que se los proporcione y si quieres hacer una buena venta tienes que averiguar lo que realmente necesita el cliente para poder ofrecérselo:

  • Puede que busque un producto de un solo uso, y le da igual que sea mejor o peor, por lo que solo le va a interesar el precio. Ligando es para un ratito
  • Puede que busque un producto de un solo uso pero con algo de calidad para que aguante un determinado tiempo, busca relación calidad-precio. Ligando es para un ratito un poco más largo
  • Puede que busque un producto duradero, aquí ya entra en juego la diferenciación y personalización. Ligando es para toda la vida si el divorcio no llega antes.

Son acciones muy simplificadas de lo que es vender y ligar (esto daría para una serie de Vender es como ligar I,II, III, IV,….pero como escribió una vez Michael Ende, “ésa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión”) y lo que tienen que ofrecer las empresas, pero cuando se vende (o se liga) se ha de estar atentos a las señales, a lo que te dicen y saber realmente el motivo real para que quiere el producto/servicio tu posible cliente para evitar desilusiones en ambos sentidos.

Cuando doy jornadas de ventas siempre digo que: “si para ligarte a la morena te tienes a que hacer amigo de la rubia, pues hazlo” ya que no va a ver nadie mejor que su amiga para allanarte el terreno; a partir de ahora incluiré: “y si quieres ligarte a la pelirroja no olvides llamar antes a Lolo para salir”.

 

 

7 pensamientos en “Vender es como ligar”

  1. Muy interesante, en realidad siempre he pensado que ligar es venderse a uno mismo y la actitud más importante a mostrar es la confianza que se gana de manera inmediata a través de las referencias.
    Por cierto, pasa el teléfono del Lolo que el viernes tengo una cena…

  2. Buen artículo Jesús !!

    Yo sólo añadiría que para vender hay que “enamorar”, y se puede emanomar, a través del :

    El producto /servicio (es especial o diferente).
    El trato personal (generar empatía).
    La confianza que trasmitimos.
    Garantía postventa.

    Todo junto forma a “experiencia de compra”, es lo que determinará si el cliente repetirá de nuevo y conseguiremos fidelizarlo (lo importante es que repita) !!

    Algún día me gustaría que escribieras sobre si la necesidad (demanda) se “genera” o se “abastece/atiende” (oferta).

    Gracias, Saludos cordiales.

    1. Muchas gracias Marcos, lo que me pides da para una parrafada bastante larga, jajajaja. Te hago una propuesta, algunos amigos y compañeros me han comentado que si pueden convertirse en guerreros empresariales y publicar, les he dicho que encantados, te invito a que escribas el artículo que me propones y lo subo a la web con tu autoría, saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.