Archivo de la etiqueta: pyme

Como en 300

En todos los proyectos que colaboro o trabajo no siempre todo sale bien y este es uno de los casos.

Marcelo es un amigo de toda la vida y nunca hicimos negocio juntos, cuando alguno de los dos necesitaba consejo, nos llamábamos, comíamos juntos, nos contábamos las penas y dábamos nuestras ideas para solucionar los problemas del otro; pero un día Marcelo me llamo y me dijo “Jesús ya sabes que la cosa la tengo bastante complicada pero es que ya estoy al limite y no encuentro solución y esta vez si necesito que te involucres al 100% para ver como puedes ayudarme. Otra cosa, pagarte no te puedo pagar”

Me reuní con Marcelo y empezó a contarme todos los problemas que tenía con su empresa, tenia aproximadamente 80.000 € de clientes incobrables, una deuda con la seguridad social aproximada de 12.000 €, una deuda con hacienda de otros 20.000 € y deudas con proveedores de aproximadamente 35.000 €. La situación era complicada pero más aún cuando uno de sus proveedores tenía la deuda asegurada con Crédito y Caución y esta última ya empezó a hacer las gestiones en el juzgado para el cobro de la misma.

Empecé a plantear salidas y posibles soluciones al tema:

  • Solicitar un crédito; solución imposible debido a que ninguna entidad bancaria iba a dar ningún crédito a la empresa y la única posibilidad sería el aval a cargo de propiedades del gerente. Lo cual no recomiendo a no ser que sean propiedades de la empresa como locales comerciales, garajes o naves industriales; si es tu vivienda personal la desestimo desde el primer momento
  • Búsqueda de un socio; ningún socio va a entrar en una sociedad donde existen deudas y con un trámite judicial en marcha
  • Búsqueda de financiación fuera de los circuitos bancarios (Usura); estos métodos de financiación siguen existiendo y siempre hay alguien que conoce a alguien que conoce a alguien, no es un método muy recomendable y con posibilidades de que afecte a la salud (posible paliza) en algún momento o un problema judicial
  • Renegociación de deudas; sería posible siempre y cuando no se llegará a un tramite judicial ya que entrando en esta fase ya no solo está los importes que se deben si no que entran en juego otros costes que al final generan que los costes aumenten tanto que no interesa.

La situación era muy complicada y ya había pasado muchas líneas de actuación que habrían hecho que pudieran haber sido salvables o al menos algo más fácil la salida pero en este punto con un tramite de liquidación en ciernes la única salida que había es la que le propuse a Marcelo.

Me senté con Marcelo y esto fue lo que le dije: “Marcelo, si me hubieras contado antes todo esto a lo mejor hubiéramos llegado a algo pero ahora veo poco salida. Ya sabes que me gusta poner ejemplos para que todo quede mas claro. Como todo el mundo habrás visto 300, en 300 los Spartanos sabían que Jerjes y sus tropas eran una gran fuerza a hacer frente y que podían esperarlos a que llegaran a Sparta y le llovieran ostias por todas partes o enfrentarse a ellos antes de llegar a Sparta aún sabiendo que tanto una como otra no les iba a librar de una muerte segura”

“Leónidas decidió enfrentarse a Jerjes y su ejercito en las Termópilas a sabiendas de que moriría pero sabía que de esta forma ganaría tiempo para que su pueblo y otras comunidades buscaran una solución al conflicto”

“Después del discursito, Marcelo hay que hacer como Leónidas y es ganar tiempo,  la única salida que te veo es que presentemos suspensión de pagos antes que llegue el proceso judicial de Crédito y Caución aunque lo veo complicado”

Presentar suspensión de pagos no es una derrota ni deshonra para una pyme (si no es de las que se dedican a eso para no pagar a nadie), en este caso, como el de muchas pymes no saben cuando hay que dar una batalla por perdida y a veces hay que valorarlo, hay dos frases que ilustran esto:

“El perder una batalla no significa perder la guerra”

“Una retirada a tiempo es una victoria”

No he sido capaz de encontrar al autor de la primera pero la segunda era de Napoleón, y Napoleón de guerras y batallas sabía un rato.

Una suspensión de pagos puede ayudar a medio y largo plazo a sobrevivir una pyme ya que antes de llegar a una liquidación o quiebra puede ser la batalla perdida o la retirada que nos hará ganar la guerra de la supervivencia de la empresa y posterior crecimiento.