Sembrar y pasar hambre-Alberto Ruiz

La vida diaria de un emprendedor se debate constantemente entre sembrar y pasar hambre. ¿Qué quiere decir esto?. Bien, un emprendedor que se inicia con pocos recursos, tiene una idea que quiere convertir en proyecto y luego naturalmente en negocio. Se enfrenta la necesidad de ingresar dinero inmediatamente, como su proyecto no le va a dar para sobrevivir durante un tiempo, quizás tenga que realizar otras actividades, no necesariamente relacionadas con su proyecto. Así mismo deberá dejar el tiempo que pueda, para seguir desarrollando su idea emprendedora. Esto es lo que llamo, el síndrome del agricultor. Tienes un cajón de semillas, y estas semillas si las siembras, quizás obtengas una cosecha que te permita una parte quedártela para subsistir, otra para vender y otra para poder sembrar el año que viene. Pero ¿Que ocurre, cuando el hambre te ahoga, y tu deseo es comerte las semillas y el año que viene dios dirá?

Es fácil, emprender cuando tienes recursos que te avalen y no tienes que preocuparte por el dinero. De esa manera puedes dedicarte todo el tiempo a desarrollar el proyecto, aunque después necesites financiación para crecer. Pero, ¿Que ocurre, cuando sabes que ese negocio quizás tenga futuro a medio o largo plazo, careces de recursos y además tienes gastos que atender, casa, familia, etc. y necesitas ingresar todos los meses un dinero para subsistir?. El hambre quizás agudice los sentidos. Pero también te quita tiempo. Porque tu cabeza se mueve entre tu idea y la manera de conseguir recursos a corto plazo, haciendo trabajos que te permitan sobrevivir.

Es lamentable la imagen que quiere vendernos de los emprendedores. Como gente con chaqueta de sport, que van a congresos o seminarios exponiendo su brillante idea, mientras el auditorio les aplaude y los inversores se pelean por invertir en su proyecto. Pero la realidad es que nos olvidamos de la cantidad de emprendedores con chaqueta o no, que malviven casi en la pobreza. Esperando que su idea, su proyecto salga adelante. Sabiendo que es algo que necesita tiempo, pero que en la inmediatez de la vida corriente tiene otras preocupaciones más mundanas. Nos llenamos la boca hablando del emprendedor, y muchos desarrollan sus ideas con serias dificultades, para tan siquiera poder mantenerse como autónomo. Porque en este país, es imposible hacerlo no como ocurre en el resto de Europa. Por eso yo desde aquí me sumo al apoyo a todos esos emprendedores pobres, que se debaten día a día, entre si deben sembrar y pasar hambre o comer y dejar la siembra para otros.

6 pensamientos en “Sembrar y pasar hambre-Alberto Ruiz”

  1. … y si a todo eso le sumamos q el agua y los fertilizantes no son de buena calidad… por muy buena tierra q tengas para sembrar con las mejores semillas y el tiempo a tu favor. Además sabiendo q no vas a pasar hambre pero otros agentes necesarios no son lo q esperabas, también verás la posibilidad de ahogarte. Pero ese es otro tema q tu también conoces Jesús, te animo a q publiques algún post acerca de rodearse de buenos agentes, seguro q algo tienes en la recámara al respecto.
    Gracias como siempre.

    1. En realidad muchos factores influyen, y de eso Jesús sabe mucho mas que yo. Yo con este artículo he querido romper una lanza con los emprendedores que silenciosamente, sin alardeo absurdo, van luchando por su proyecto día a día, y encima planteándose en cada momento, si están siguiendo el camino correcto.

    1. Gracias, yo he sido el autor del artículo y es una reflexión que tuve, después de ir a eventos de emprendimientos y darme cuenta, de algo que Jesús y yo hemos hablado muchas veces. Al final todo el mundo lleva un “emprendedor” dentro, pero no todo el mundo puede sacarlo adelante.

    2. Gracias, yo he sido el autor del artículo y es una reflexión que tuve, después de ir a eventos de emprendimiento y darme cuenta, de algo que Jesús y yo hemos hablado muchas veces. Al final todo el mundo lleva un “emprendedor” dentro, pero no todo el mundo puede sacarlo adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *