¿Se equivocaba Maslow?

–Te propongo que hagas unas jornadas de cómo pueden ganar más dinero utilizando tu material de solado y cuál sería el protocolo de ventas–sin terminar la frase vi amanecer en el rostro de Fabián.

–¿Sabes que antes de montar la empresa me dedicaba a jornadas sobre técnicas de ventas?–me preguntó de manera retórica para luego contarme que gracias a su etapa de formación en ventas y coordinación de equipos comerciales consiguió en tres años pagarse el piso donde vivía. La idea le gustó porque sabía que iba a sacar lo mejor de si y a pesar de poderla tener delante de sus ojos, no la veía.

Captar ese momento donde Fabián paso de neutralidad a potencialidad me llevo a preguntarme ¿se equivocaba Maslow?

La piramide de Maslow se basa en conforme vamos cubriendo unas necesidades básicas vamos desarrollando necesidades y deseos más altos, esta se divide en cinco niveles:

  • Básicas (respirar, comer, dormir, sexo,…)
  • Seguridad y protección (seguridad física, de empleo, recursos, familia, salud,…)
  • Sociales (amistad, afecto, pertenencia a un grupo,…)
  • Estima (confianza, respeto, éxito,…)
  • Autorrealización

Aparte de a Fabián, empece a preguntar a mis clientes sobre su vida y  sus objetivos personales; lo mismo a algunos de sus empleados. Analice los resultados de determinadas acciones de marketing. Me leí varios libros sobre funcionamiento, análisis y toma de decisiones cerebral, búsqueda de la felicidad mediante el comportamiento, cambio de paradigmas de felicidad versus positividad, etc. Y con todo ello, llegue a la conclusión que las personas buscan dos elementos principalmente, la autorealización y/o socializar; siendo el primero el principal.

Para poder llegar a ofrecerle el producto/servicio que busca cada cliente o un determinado grupo de posibles clientes, hay que buscar esos conceptos de autorealización y/o socialización; estos elementos principales son el resultado de la suma/combinación de uno o varios de los elementos que conforman la pirámide de Maslow ya que para ser feliz aspiramos a un determinado modo vida (casa, zona donde vivir, tipología de la familia,  puesto de trabajo, etc) o relaciones con las personas (amigos, actividades que se desarrollan, …).

A fin de cuentas, cualquier cliente quiere ser feliz, ese es el USP (Unique Selling Proposition), y lo que cada empresa se ha de preocupar es de lograrlo.

Antes de terminar, contaros que documentándome para este post encontré un estudio del 2011 de la Universidad de Illinois donde llegaron a la misma conclusión que yo llegué pero de una forma más analítica, realizaron encuestas durante 5 años a personas en más de 155 países. En mi opinión, más que una pirámide debería convertirse en una fórmula matemática de combinación de elementos aspiracionales, con multiplicadores de grados de cumplimiento actual y grados de cumplimiento deseado y obtener cómo máximo el 100% de autorealización.

¿Algún matemático y psicólogo me acompaña a desarrollarla?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *