Marketing interno

Quid pro Quo, Clarisse

Pelándome el otro día en mi peluquero, Pablo, me comenta que está participando en un programa de Coach de la Cámara de Comercio y que se ha apuntado porque ve que le falta  mayor involucración de sus empleados en la empresa. En el aquel momento me quede en blanco y no supe que responderle para ayudarle pero le dije: “Si se me ocurre algo para echarte una mano, no lo dudes que te llamo”.

No estaba contento con la respuesta que le di a Pablo porque suelo ser rápido en las ideas y en las soluciones, me ha pasado de casi todo en mi vida profesional y he solucionado ese casi todo que me ha pasado, hasta que recordé una metodología que hacía en mi anterior etapa en Acción Mk. No me acordé de ella debido a que después de más de 6 años practicándola dentro de la empresa todos los meses no recuerdo (o puede que sí) cuando se dejo de hacer, por qué se dejo de hacer y lo más importante quien decidió dejar de hacerla  ya que gracias a estas reuniones crecimos y creamos un buen equipo de trabajo y humano.

Las reuniones las llame “Reuniones de Crecimiento”; el objetivo de las reuniones era ver en que estábamos fallando en la forma de trabajar, en las acciones con los clientes, en las acciones para captar clientes, que mejoras podíamos realizar,……; y lo mas importante se formaban equipos de trabajo (incluidos los jefes, a veces los jefes éramos subordinados de los empleados en esos equipos de trabajo) para ejecutar las acciones y mejoras que habíamos aprobado entre todos.

Las “Reuniones de Crecimiento” se dividían en tres partes:

  • Una primera parte donde  se exponía un video o se contaba una historia de motivación, de ejemplo sobre una solución a un problema que habíamos detectado en la empresa o simplemente de un ponente en una jornada que pensábamos que era de interés para algún objetivo que quisiéramos plantear.
  • En la segunda parte exponíamos los objetivos que queríamos lograr, los problemas detectados y las acciones de mejora que creíamos que eran necesarias en la empresa, se hacia un brainstorming con cada una de ellas y luego se montaba el grupo de trabajo con mínimo de 3 personas, alguien del equipo lideraba el grupo de trabajo sin necesidad de que fuera algunos de los jefes. A cada líder del grupo de trabajo se le llamaba líder o jefe/a de proyecto (este último me gustaba más)
  • Y al final llegaba la parte mas interesante de las “Reuniones de Crecimiento”, el Quid pro Quo. La idea del Quid pro Quo se me ocurrió viendo “El silencio de los corderos” cuando la agente Clarisse  Starling estaba en un callejón sin salida en su investigación y recurre a Hannibal Lecter para que le pudiera dar  nuevas líneas de investigación. Hannibal Lecter viendo su ventaja le propone el juego de Quid pro Quo, o lo que es lo mismo tu me cuentas y yo te cuento. Tomé el mismo procedimiento y lo implante en esta tercera parte. Uno de los jefes de la empresa se reunía con cada empleado ese día y los dos participantes tenían tres preguntas preparadas para el otro. No podía haber mentiras, la pregunta se tenia que responder sí o sí y la pregunta podía ser de cualquier tipo (personal, profesional, deportes, la vida,……)

Gracias a esta metodología conseguimos muchos logros y objetivos que nos planteamos, otros se quedaron en el camino, y con lo que realmente gane con esta experiencia fue en el Quid pro Quo, ya que fui claro con mi equipo sobre las inquietudes y lo que quería lograr y ellos fueron igual de claro con lo que esperaban de mí, de la empresa y que querían lograr en sus vidas.

5 pensamientos en “Quid pro Quo, Clarisse”

  1. me parece de gran utilidad los artículos que publicas.
    para vuestro conocimiento ya las he recomendado a multitud de personas.
    gracias y suerte

  2. Pues sí, a veces, es necesario reflexionar y esta metodología de reflexión face to face puede llegar a desenmascarar muchos errores. Gracias Jesús.

  3. Me he quedado con la duda……………….. a Pablo le parecio buena idea? A mi me parece muy buena pero a veces muy poco valorada por falta de tiempo, bueno mejor dicho de organizacion. Gracias por tus vivencias son sumamente enriquecedoras, con cada una aprendo algo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *