políticamente incorrecto

No eres politicamente correcto

Siempre me lo han dicho; ha habido veces que hasta me he planteado cambiar pero finalmente como soy práctico y me gusta estudiar, investigar y tener criterio, busqué cuáles son los orígenes y verdadera definición de la palabra política y así saber que es realmente políticamente correcto.

El origen de la palabra viene (etimológicamente), como todos sabemos por la historia, de Grecia, de las antiguas ciudades griegas que eran las polis. De modo que en un primer acercamiento, diremos que política es todo lo relativo a la vida de la polis, ya que las polis eran la única unidad estatal en aquel momento. Los griegos entendían la política como la organización de una sociedad  libre, compuesta por personas libres, que resuelve los problemas que le plantea su convivencia colectiva y diaria, es un quehacer ordenado al bien común.

El siguiente elemento a tener en cuenta era que entendían los griegos por bien común, Platón concebía al bien común como “un bien que trasciende los intereses  particulares ya que la felicidad de la polis debe ser superior y hasta cierto punto independiente de la felicidad de los individuos”;  Aristóteles perfeccionaría esta idea diciendo que “el fin de la ciudad es el vivir bien, en consecuencia, que la comunidad política tiene por objeto las buenas acciones”.

En definitiva,  me di cuenta que ser políticamente correcto desde la Grecia Antigua hasta hoy se ha desvirtuado bastante.

Ser políticamente correcto es plantearse que puedo hacer en mi localidad, municipio, ciudad, provincia, comunidad autónoma, país,..para que mis ciudadanos vivan bien.

Cuando he desarrollado alguno de los planes estratégicos para los municipios con los que he trabajado, he detectado que ciertas políticas provinciales, regionales, nacionales y/o supranacionales no son beneficiosas para dicho municipio. Al igual que las polis griegas, los municipios se han de preocupar por el bien común de sus ciudadanos y complementar o desarrollar medidas especificas para su población.

Uno de los ejemplos que encontré fue que la política turística general favorecía determinadas líneas y actuaciones que no ayudaban a dicho municipio a crecer ya que las infraestructuras, público objetivo e imagen del municipio no coincidían con los objetivos de dicha línea. Como siempre, fui políticamente correcto y le dije a los representantes del municipio que su estrategia turística debería ir paralela o complementariamente a la política turística general y desarrollar determinadas actuaciones para que su población se beneficiara, captando el público objetivo que les interesa en función de las infraestructuras que hay en el termino municipal. ¿Tienes que ir en contra de esa política general? No, lo que si hay que plantearse es que una vez conociendo lo que beneficia a tus ciudadanos y municipio, buscar el apoyo del organismo supra para que te ayude a conseguirlo.

Si un municipio, mancomunidad, población o región no estudia las características particulares de su zona y desarrolla estrategias y acciones particulares esta condenado a que si a la generalidad de un país por una política estratégica le va mal, a ellos también les va a ir mal, el ejemplo lo tenemos con la crisis.

He tenido la suerte de encontrar a representantes municipales políticamente correctos como lo entendían los griegos pero también me he encontrado con otros representantes con intereses personales y privados, y a otros que no se preocupan de los temas concernientes a la “polis”, a los primeros los griegos los llamaban “idiotikós” y a los segundos “idiotes”.

Un pensamiento en “No eres politicamente correcto”

  1. Me ha gustado mucho el tema elegido y el desarrollo que has hecho de el, desde luego eso, lo malo, se da mucho en nuestro país en estos momentos desgraciadamente.
    Los políticos actuales deberían aprender de los griegos en su fundamento principal de una ciudad debe procurar y exigir a sus políticos vivir bien. Mi reflexión:
    Los ciudadanos a la hora de votar, piensan , estudian los programas, trayectorias, etc de los partidos y sus candidatos? Los ciudadanos somos parte responsables de elegir, no vigilar y mantener a nuestros administradores/políticos.
    Enhorabuena por el artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *