Archivo de la categoría: Star-ups y Emprendimiento

Firma del convenio Servifinance-Drakkar Marketing

El pasado 15 de septiembre, la dirección de Servifinance y Drakkar Marketing firmaron un convenio de colaboración para prestar apoyo de búsqueda y consecución de financiación a corto y largo plazo, avales y subvenciones para los proyectos de clientes, colaboradores y contactos de Drakkar Marketing.

Las principales líneas de actuación son:

  • Avales y Garantías (que sustituyen a los avales bancarios y poseen determinadas ventajas para el cliente)
    • para el aplazamiento de impuestos ante las administraciones
    • para empresas  que licitan en concursos públicos tanto a nivel nacional como internacional
  • Financiación para empresas tanto para corto como para largo plazo,
    • factoring tanto nacional como internacional
    • capital riesgo
    • inversores privados
    • etc….
  • Subvenciones a fondo perdido destinadas a
    • empresas del sector industrial
    • I+D
    • sector turístico
    • instalaciones complementarias de ocio

El compromiso del convenio firmado es para con nuestros clientes, colaboradores y contactos, ya que se pone de manifiesto en nuestro modelo de colaboración como lema el “Win to Win”, donde solo ganamos/cobramos si el cliente gana/cobra.

Trabajamos a éxito

Para más información:

Drakkar Marketing
Jesús Blanco
M: 686 92 81 61
info@drakkarmarketing.es 
Servifinance
Guillermo Pozo
M: 647 993 859
gpozo@servifinance.es

Business Angels y Venture Capital reales

Estuve en un networking internacional para emprendedores,  Beachboost, con un cliente, y tuve la oportunidad de tratar con inversores extranjeros y sobre todo de Silicon Valley.

Qué gran diferencia existe entre los planteamientos de negocios y de creación de empresas de los Pirineos para arriba y al otro lado del charco; y no digamos en cuanto a apoyo financiero e inversión empresarial.

Me impresionó la charla con un representante de un grupo de inversión estadounidense de la zona de Silicon Valley. Nos dijo una frase que resume toda la filosofía americana para inversión en proyectos empresariales, “You show us growth, we show you the money” (traducción libre: “Muéstranos los números de crecimiento de tu negocio, nosotros te daremos la pasta”.)

Se le plantearon una serie de dudas al americano sobre los proyectos que había encima de la mesa y me gustó que aparecieran las figuras reales de un Business Angel y Venture Capital (Capital riesgo). Definió muy bien lo que es un Business Angel para ellos, suele ser un inversor privado que busca ideas y proyectos sin desarrollar, cuando alguno le gusta aporta económicamente para llevarla a cabo, así como su experiencia, conocimientos y contactos. Puede que la idea al final no se convierta en empresa o proyecto, por eso lo de Angel. Suelen ser personas que apuestan sabiendo que puede haber un gran riesgo de fracaso, pero tienen muy claro que de 10 proyectos de medía donde invierten, sólo 1 ó 2 les van a generar negocio.

Una Venture Capital, suele estar formado por un grupo de inversores o sociedades de inversión centradas en proyectos o empresas que están empezando o en marcha, con una cartera de clientes, y que necesitan inversión para crecer rápidamente o captar el máximo de mercado posible en el menor tiempo. Suelen formar parte de la sociedad de la empresa pactando un plazo y un precio de salida por las acciones que compran de la empresa.

Por mi experiencia en estos tipos de eventos, es la primera vez que me encuentro con lo que realmente es un Business Angel, ya que en los que he participado visten como Business Angel lo que es un Venture Capital, junto a que en Estados Unidos las empresas/fondos de inversión/banca/sociedades de capital riesgo están dispuestas a arriesgarse más que las de nuestro país.

Una frase que apuntó esta persona fue “el fracasar no es un error ni un fallo; si no fracasas, no vas a poder valorar ni conseguir el éxito. Tu plan de negocio o empresa no tiene porque triunfar al principio, pero tened el coraje de perseguir vuestro objetivo.  Apunta las mejoras o consejos que recibís en las rondas de inversión, y sobre todo, adecua tu presentación al tipo de inversor e inversión que necesitas, algunos buscan más el mercado, otros la parte financiera, otros el beneficio y el plazo…”

Ojalá hubiera más personajes y empresas con los criterios americanos en nuestro país, para que el emprendimiento y los proyectos dieran el salto que se merecen. Las políticas gubernamentales de fomento de emprendimiento están muy bien, pero si no se acompañan de grandes corporaciones privadas, financieras e inversores privados que quieran arriesgarse en apoyar ideas y pequeños proyectos con grandes posibilidades de crecimiento, no servirán de mucho.

Otro dato a destacar en la reunión con este hombre, es que el 50 % de la inversión en proyectos de emprendimiento se centra en Silicon Valley y la segunda zona en inversión es Nueva York, que le sigue con un 8 %.

Mientras las cosas no cambien, os doy un par de consejos de la reunión:

▪   Plantéate dónde estás o participas dentro de tu negocio, ya que no tienes por qué ser el gerente para sacarlo adelante, puede haber personas (y seguro que las hay) que pueden gerenciar, producir, vender, etc. mejor que tú

▪   El plan de negocio debe servir para demostrar que conoces muy bien el mercado, todo lo demás sobra, y un buen resumen ejecutivo no es un resumen del plan de negocio, un buen resumen ejecutivo tiene 4 elementos primordiales:

  • Diferenciación/Valor añadido
  • Posicionamiento dentro del mercado
  • Necesidades de financiación
  • Dónde, cómo y cuándo vas a gastar el dinero

A mí me pone el B2B

En el post anterior os hablé de mi experiencia con los programas Proempresarios y la Ruta Emprendedora y en una de las conversaciones con un alumno de uno de los programas salió “A mí me pone el B2B”.

En la parte de formación en la que hablo sobre líneas estratégicas a plantearse en sus proyectos comento que nos centremos en 3;

  • Liderazgo en costes: buena opción y sobre todo en estos tiempos pero con un gran problema, siempre habrá alguien más barato que tú debido a que estamos en un mercado globalizado y una persona con un ordenador y en un país en desarrollo es capaz de ofrecer lo mismo que tú a un precio menor.
  • Diferenciación: la que todo el mundo predica, hacer cosas distintas a tu competencia, valor añadido, innovación, servicio… Me gusta esta línea, es la que aplicamos todos los que aún estamos vivos y coleando en este mundo empresarial pero para mí se queda corta en determinados sectores, campos, acciones, etc.
  • Especialización: considero que es la mejor opción y sobre todo para emprendedores, pymes y/o autonomos.

Después de la clase donde hablé sobre este tema un alumno me preguntó que línea estratégica le recomendaba para su proyecto de las anteriores, a lo que le respondí que eso depende del análisis que se haga cuando se desarrolla el plan de empresa o de marketing. El chaval me miró con cara de “pero ¿qué me estás contando?” a lo que yo respondí con una carcajada.

Y seguí: —“Te voy a poner mi ejemplo y así, a lo mejor, lo pillas. Yo me dedico al marketing, y desde que empecé, al estudiar mi sector y mercado, me di cuenta que mi línea estratégica tenía que ir por la especialización, ¿por qué? te preguntarás, pues:

  1. Existían y existen muchas consultoras que hacen lo mismo.
  2. Todo el mundo dice que hace marketing, y es una verdad a medias, ya que trabajan o hacen un campo determinado de marketing (diseño, comunicación, relaciones públicas, marketing 2.0…). Marketing es muy amplio, ya que comprende muchas áreas de actuación.
  3. Cuando empecé no existía ninguna consultora estratégica de marketing especializada en pymes. Esa ha sido siempre mi guerra y especialización, soy un consultor especializado en estrategia empresarial y de marketing.

Pero con el tiempo mi empresa fue creciendo y cuando uno crece empieza con la diferenciación ya que aparte de su especialización empieza a crecer la gama de sus productos/servicios y juega en varios mercados, es el momento de la diferenciación por gama o línea de producto/servicio, ya que es muy difícil ser especialista en todos.

Y ahora te lo complico un poco más, cada año hay que revisar los objetivos planificados al igual que el resultado de las acciones, tu cartera de productos y acciones… y ahí te empiezas a dar cuenta de que hay determinadas acciones, tipos de clientes y servicios/productos que se dan mejor y son más rentables (ya os hablé de la BCG en un post anterior), y con la información del exterior de tu empresa (sector, mercado, tendencias…) y la del interior de tu empresa (clientes, productos/servicios, estacionalidad…) estableces qué estrategia vas a hacer de las tres anteriores para finalmente diferenciarte de la competencia, conseguir y mantener clientes y ser rentable o, como se dice en bonito, aportar valor añadido. ¿Lo has pillado?”

“Bueno, más o menos”—respondió él.

Le dije —”Te lo pongo más sencillo, mi estrategia es de especialización en consultoría estratégica empresarial y de marketing para pymes técnicas, pymes que ofrecen productos y servicios a otras pymes o pymes que no tratan con el consumidor final directamente. Cada vez que actualizo anualmente mi plan estratégico o de marketing, veo que mi cliente suele ser una persona muy técnica y conocedora de su sector pero que ve, que comercialmente o desde el punto de marketing, que su competencia es mejor o tiene que invertir en este campo para adelantarse a ella, mis clientes son un nicho de mercado. Esto, junto a que analizando la competencia veo que se centra en captar clientes del tipo B2C, mi estrategia comercial se centra en captar clientes B2B. No quiere decir que no tenga clientes B2C pero más del 80 % de mis clientes son B2B, por eso, a mí me pone el B2B

 

¿Donde están los clientes?

Durante los meses de marzo y abril he estado coordinando y gestionando cursos de emprendimiento dirigidos a universitarios.

Me encanta esta labor porque aporto mi granito de arena a los futuros emprendedores y empresari@s, además de darle una visión realista del camino duro que es montar y gestionar una pyme, poniendo ejemplos de pymes y ponentes con experiencia en pymes, que es lo que realmente necesitan.

Me encuentro generalmente con lo mismo en cada curso formativo de emprendimiento:

  • Muy buenas ideas
  • Mucha ilusión
  • Muy desarrollado el procedimiento técnico, productivo o el producto/servicio

Y todo eso esta muy bien pero la pregunta, que nunca me canso de hacerles, es siempre la misma, ¿donde están los clientes?

Es un problema de la mayoría de los proyectos de emprendimiento, se estudia muy bien el producto o servicio, pero no, si realmente hay mercado/clientes que vayan a demandar ese producto o servicio.  Cuando preguntas a los emprendedores que necesitan para su proyecto siempre dicen: dinero, financiación, inversores, subvenciones, ……en vez de decir, equipo comercial, clientes, acciones de marketing, etc.

La mayoría de los emprendedores no se dan cuenta que sin al menos un cliente, no hay empresa; como siempre digo, puedes tener en tu cuenta 150.000 € para desarrollar el producto/servicio pero si no tienes clientes, los 150.000 € te los vas a gastar y no vas a tener empresa finalmente.

Los clientes son la base para que los proyectos se conviertan en una realidad empresarial.

Como resumen de dichas jornadas destaco:

  1. Varias de las ideas que se presentaron al proyecto eran muy técnicas y algunas bastante desarrolladas, pero a la pregunta donde están los clientes y como iban a llegar a ellos, no sabían responder o en el caso que hubieron planteado un determinado público objetivo, después de las jornadas de análisis externo y estudio de mercado, cuando ellos mismos lo analizaban, se daban cuenta que no había mercado o que ya existían ideas o productos similares.
  2. Proyectos muy centrados en su localidad y/o provincia, que cuando hacían su estudio de mercado se daban cuenta de que no había mercado suficiente en su provincia/localidad y tenían que plantearse ampliar su zona de actuación
  3. Ideas muy buenas pero cuando se encontraban con alguna dificultad de existencia de competidores, muy alta estacionalidad de ventas, impedimentos normativos, etc. aunque los tutores les planteamos alternativas y salidas, ¡¡¡¡¡desechaban la idea!!!!!  , para mi sorpresa

Podría contar más pero si lo hago no cuento la anécdota del post, y en este caso son dos, una por Proempresarios y otra por la Ruta Emprendedora.

En Proempresarios, “el vacila” (lo digo en tono cariñoso) y sus compañeros de equipo se encontraron con una dificultad técnica en su proyecto, y me enviaron un mail con todas las dudas sobre su proyecto desarrolladas en un informe de 6 folios. El informe, para estar tan resumido, estaba muy bien elaborado y con enlaces en determinados puntos para ampliar información.  Me lo leí y esperé a la siguiente jornada para aclararle las dudas, y les dije; “Vacila y equipo, el informe muy bueno, pero tío, el enlace a los 200 folios, sobre las características técnicas de la tecnología a usar, se los va a leer su padre, os estáis centrando en que tenéis un problema técnico y que tenéis que seleccionar una u otra tecnología,  y no lo veo. Veo que el problema lo tenéis en la definición del cliente. Seleccionar primero al cliente, ofrecerle a ese cliente soluciones tipo…………………………y una vez tengáis el cliente, plantearos la tecnología a usar

En la Ruta Emprendedora, esperando en las tutorías me llega un equipo con un panel de 2X1 embalado, y cuando lo desembalan me encuentro con un Canvas impresionante, muy visual, incluyendo fotos del público objetivo, del producto, de las maquinas y elementos de producción, ….. y les dije, “No perdáis el tiempo, terminar el plan económico-financiero e incluir los números, fotos del balance, cuenta de resultados y tesorería en las partes del Canvas de estructura de costes y fuentes de ingresos, y presentarlo ya a ronda de inversores, ni os molestéis en redactar el plan de empresa, si ya lo tenéis hecho

Para terminar, contaros que me quedo una espinita clavada en el corazón porque fui el único ponente al que no le aplaudieron cuando terminaba de dar sus jornadas, sería porque les di mucha caña, porque les cortaba el elevator speech cuando termina su tiempo, porque era el coordinador, etc; pero se me quito, porque aún me envían correos preguntándome sobre dudas de su proyecto y me piden consejo, además de tener la segunda nota más alta de valoración de las ponencias después de un showman-ponente que daba la parte comercial.

Enamórate de tu proyecto-Alberto Ruiz

Ser emprendedor es una aventura en el que día a día no sabes que te ocurrirá, pero acaso ¿No es así la vida?”

Hace un tiempo, tuve una conversación con un amigo emprendedor, que tiene mucha mas experiencia que yo, y al que recurro en ocasiones, a nivel profesional y personal, como un consejero, alguien cuya opinión tengo en alta estima, el diría que soy un pelota, pero es la verdad.  

Pues aquel día yo lo veía agobiado, me estaba contando sus proyectos, con cierta ironía agria, estaba como desencantado, y en ese momento le dije algo, que después me comento que provocó una revolución en su interior. Después de escucharlo durante un rato, me di cuenta de cual era el problema, y le dije contundentemente, “Tío, tu problema es que no estas enamorado de tu proyecto,” el me miro sorprendido, medito unos segundos, y me dijo que tenia razón, y nos despedimos.

Al poco tiempo nos volvimos a ver y me contó un proyecto que estaba realizando, y su entusiasmo era desbordante, lo vivía, me relato cada detalle, las dificultades eran muchas, pero estaba convencido en que lo conseguiría, entonces le dije “Juan, me alegro muchísimo de verte así. Ahora si puedo decir que estas enamorado de este proyecto”.

Eso me lleva la reflexión, que a veces creemos que solo con una inteligencia lógica podemos realizar cualquier proyecto  pero si no lo sentimos incluso aunque lo consigamos, nos sentiremos vacíos, sin nada. Por esa razón es esencial valorar si lo que estamos haciendo realmente nos ilusiona, no importa si fracasamos, el mero hecho de hacer algo que nos da ese impulso vital, valdrá la pena.

En realidad me planteo que quizás no es una cuestión de enamorarte de un proyecto, sino algo mas profundo “enamorarse de la vida”.

El miedo a no saber vender-Marian Jiménez

Todo el mundo tiene miedo a algo, a las arañas, las serpientes o a quedarse sin trabajo.

Los emprendedores o empresarios parece ser que no tienen miedo a nada, o eso es lo que los artículos, libros o cualquier contenido relacionado con este mundo nos hace entender. No me creo eso de que no tengan miedo a algo… Ni creo que tengan súperpoderes, ni que sean inmortales y menos aún que posean una pila Duracell en el cerebro y no paren de trabajar durante las 24 horas del día.

Pues aunque muchos emprendedores y empresarios quieran aparentar que no, yo sí tengo un miedo; miedo a no saber vender. Lo que no me da miedo es decirlo, creo que es mejor ser sincero con uno mismo y con los demás que vivir en un universo paralelo donde las cosas siempre van bien. Es algo que me preocupa y os voy a explicar porqué.

Siempre he sido una persona calmada, excesivamente tímida. Mi timidez me ha puesto muchas trabas desde mi infancia y juventud. Ponerme pruebas siempre me ha servido para ir rompiendo más ese muro y avanzar hasta la persona que soy hoy día, pero esta timidez siempre está latente y creo que en parte me limita a la hora de venderme, de ser más comercial para mis proyectos.

La timidez me ha permitido aprender a observar a las personas, sus comportamientos, tono de voz, gestos… y eso me ha valido para mucho porque aunque exista en mí el miedo a no saber vender, sí tengo la certeza de a quien podré venderle o no, o si lo que le estoy contando a una persona le está interesando o no. Al final un rasgo “negativo” de mi personalidad lo he aprovechado para mi beneficio.

Gracias al destino que tengo a mi socio y gran amigo Juanjo que es un crack en el ámbito comercial y por ahora no tengo que preocuparme tanto en este aspecto dentro de lo que cabe, pero entiendo que en algún momento tendré que actuar yo en este papel. Él fue quien el otro día cogió el teléfono, marcó y me lo pasó para que hablara con un contacto para pedirle una colaboración para mi blog de moda. La verdad no estaba preparada (aunque eso no es excusa) y la persona en cuestión no estaba y le dejé el recado, pero se me olvidó darle mi teléfono de contacto. Mi socio me explicó qué debía haber hecho y yo lo entendí. Después por la noche reflexioné sobre ello y sentí miedo al ver que no me encontraba capacitada para hacer tal cosa, y me sentía absurda.

Si no vendo mi producto o servicio, ¿quién me va a comprar? Esa era mi duda. Después comprendí que no era tan malo, porque yo esto no lo había hecho nunca y que lo podía aprender. Entiendo que adquirir esa habilidad me lo va a dar la vida, la práctica o la calle, no puedo estar parada en la oficina buscando artículos o libros que me expliquen cómo vender, será mejor que me vaya a la calle en busca de clientes potenciales. Además, tener a mi lado a mi socio Juanjo es un complemento que potencia mis carencias y además confío en él, uno de los aspectos más importantes para tener un socio o colaborador.

 Siempre vamos a enfrentarnos a nuestros miedos, sean profesionales o personales y es por ello por lo que debemos saber luchar. “No nacemos sabiendo todo” es una frase a la que suelo recurrir mucho, está claro que tenemos que aprender y cometer errores para ser mejores. Y como dijo Winston Churchill “el éxito no es definitivo, el fracaso no es fatídico. Lo que cuenta es el valor para continuar”

 

Y tengo un piso en La Rioja

Después de la primera de reunión con un cliente nos fuimos a comer y fue entonces cuando empezamos a contarnos nuestras vidas, proyectos e ideas y confirmé lo que ya imaginaba de Nicolás, que es un empresario que sabe donde tiene que invertir y cuando salir de un negocio que no es rentable o al menos no le genera las ventas y beneficio que quiere.

Le pregunté como empezó su carrera empresarial, me dijo que fue cuando sus padres que regentaban un bar y se fueron de vacaciones en las fechas de la feria del pueblo, él y sus hermanos abrieron el bar que tenían sus padres durante esas fechas, “vendimos más cervezas en 3 días que la que vendían en todo el año mis padres”.

Después de esa primera aventura, se fijo en lo que necesitaban sus amigos y contemporáneos, por eso decidió embarcarse en una nueva empresa, poner maquinas de ventas de condones en todos los bares de su pueblo y los alrededores.

El negocio le fue bastante bien pero tenía claro que tendría en algún momento un estancamiento de ventas ya que había alcanzado el total de localizaciones de sus máquinas, como ya conocía el sector del vending dio un nuevo salto y vendió sus máquinas e invertió en maquinas de vending de tabaco.

Ya que estaba en el negocio de la venta de tabaco, mediante las máquinas de vending, dio un nuevo salto y compró un estanco para suministrarse directamente junto a las ventas que genera dicho negocio.

Al tener el negocio dominado decidió invertir también en maquinas de vending de café.

En su nueva inversión detectó que no todas las máquinas le generaban beneficios ya que en las empresas donde había menos de 25 trabajadores la inversión en la maquina no se amortizaba porque no generaba los ingresos suficientes para rentabilizarlas  y decidió vender todas las máquinas de café.

Lo que me gusta de Nicolás es que sigue unos de los principios que siempre le digo a los emprendedores, existe negocio siempre que haya cliente, el producto/servicio se ha de adecuar al cliente y de esa forma se tendrá una empresa; siguiendo ese principio Nicolás se embarco en un último negocio a la par del que ya estaba realizando, sus amigos, contemporáneos y familia se estaban casando y todos buscaban coches para llevar a los novios, por eso montó una empresa de limusinas para todas esas bodas que se desarrollaban a lo largo del año. Empezó con una limusina y ahora mismo tiene ya cuatro, actualmente hace algo más de 170 bodas al año.

El negocio de la venta de tabaco va en declive y él lo sabe, por eso ha vendido algunas  máquinas de tabaco y está emprendiendo una nueva aventura en la que me ha dado la oportunidad de acompañarlo.

“Y cuando vendí las maquinas de cafe lo primero que hice fue irme a La Rioja y comprarme una casa allí”-me dijo Nicolás, y le pregunté “una casa en La Rioja, ¿Y eso?”, a lo que contestó, “Por que me gusta más el tinto que el agua”