Archivo de la categoría: Marketing

Indios, jefes y cowboys

Hablando con uno de los trabajadores de un cliente me dijo: “el problema de esta empresa es que hay muchos jefes y muy pocos indios”, me recordó a mi época de delegado en una empresa dedicada a las instalaciones de edificios.

En aquella época me encontré en una situación similar donde en la empresa había casi o el mismo número de personal técnico (llamémoslo cariñosamente curritos) que personal dentro de la oficina. Esta crítica era habitual por parte de los curritos cuando les pedía que aceleraran un trabajo para poder cobrarle al cliente o les aplazaba el pago de las horas extras porque aún no estaba el trabajo terminado y el cliente no nos había pagado aún. Como delegado tenia una visión mas amplia de la empresa e intente muchas veces explicárselo al personal técnico la necesidad del personal de oficina pero me fue muy complicado. Normalmente en empresas del sector de la construcción (sector donde tuve esta experiencia) existe mucho control documental por las normativas y es por eso que es tan necesario tanto personal administrativo.

Ya en aquella época me preguntaba cuanto eran el número de jefes necesarios para un grupo de técnicos determinados sin que supusiera una gran carga de costes estructurales para la empresa y como aumentar la productividad del personal de oficina mediante incentivos para poder reducir los costes estructurales de la empresa.

Actualmente me vuelvo a hacer las mismas preguntas y desde entonces hasta hoy no he encontrado una solución definitiva, solo una solución parcial que aplico desde aquella experiencia de delegado y es que los técnicos hagan parte del trabajo administrativo y así puedan entender mejor esta labor dentro de la empresa, y los administrativos hagan parte del trabajo comercial para poder aumentar la productividad/rentabilidad de la oficina y así poder incentivarlos de forma indirecta.

Y ahora le toca el turno de los Billie el Niño, Wyatt Earp y Jesse James, los vaqueros.

En dos de las empresas donde estoy desarrollando el plan estratégico me he encontrado que el personal de la empresa (los jefes e indios) me consideran el pistolero mas rápido del salvaje oeste (si es Clint Eastwood me siento halagado) porque tienen el temor de que estoy en la empresa para despedir a alguien o algunos. Pero en realidad, mi filosofía siempre ha sido que si una empresa lleva 5,10,15,20,….años trabajando, algo estará haciendo bien para que siga funcionando y que todo personal de la empresa, si realmente ellos quieren, siempre aportan y haciendo pequeños cambios en la estructura o en la forma de trabajar se consiguen los resultados esperados sin necesidad de despedir a nadie.

Así que como vaquero me considero mas como John Dunbar (Kevin Costner en “Bailando con Lobos”) que después de varios encuentros con los Lakotas y finalmente convivir con ellos, se convirtió en  “somani tu tonga”*, un Lakota más.

*Somani tu tonga=Bailando con lobos, en lakota

Propósito versus objetivo

El otro día vi una película tipo maestro-alumno de artes marciales y en aquella parte de la película donde el alumno esta perdido  y no encuentra el norte, como ocurre en todas estas películas, el maestro le dijo: “Te estas comportando como un luchador y no como un guerrero, tienes que ser un guerrero”. El alumno, como en toda película que se precie, le pregunta: “¿Cuál es la diferencia entre un luchador y un guerrero?” a lo que el maestro le responde: “Un luchador persigue un objetivo, un guerrero un propósito”.

Aunque no lo creamos existe diferencia y esta diferencia muchas veces marca el éxito. Como habréis visto es la frase que predomina en el blog y es porque opino de la misma manera que el maestro.

Si cogemos ambos conceptos y lo aplicamos a la terminología empresarial, un propósito empresarial son las bases sobre las que sustenta la empresa, misión y visión; mientras que el objetivo, suele ser económico la mayoría de las veces, es el punto a alcanzar mediante una o varias determinadas acciones y estrategias.

La misión y visión empresarial (propósito) son importantes porque son las que marcan la diferencia entre una empresa y otra, las que ganan adeptos, las que fidelizan clientes, las que retienen talento, ….Los objetivos en cambio son iguales o parecidos para cualquier empresa;

  • Captar clientes
  • Aumentar ventas
  • Crecer en zonas de actuación
  • Aumentar producción
  • Aumentar beneficios y rentabilidad
  • Fidelizar clientes
  • Etc

Como podéis comprobar lo único que diferencia a una empresa de otra es el propósito ya que los objetivos buscamos todos los mismos.

No soy de la idea de poner ejemplos de grandes corporaciones porque casi siempre, por no decir siempre, las pymes no se ven reflejadas en dichos ejemplos porque se enfrentan con particularidades muy distintas en su día a día, pero por mi experiencia profesional de trabajar con pymes no me he encontrado con ninguna que tuviera estos conceptos claros o las respuestas cuando he preguntado siempre han sido:

  • “Ser referentes de ……”
  • “Ser lideres de…..”
  • “Conseguir ventas por valor….”
  • Etc

Ejemplos de propósitos muy interesantes son los de Coca-Cola e Ikea; Coca-Cola dice que su misión (propósito) es “Inspirar momentos de optimismo y felicidad”, e Ikea dice que es “Ofrecer una amplia gama de productos para el hogar, funcionales, de buen diseño y a precios asequibles para la mayoría de las personas”. Ambos propósitos me parecen muy claros y alienados con lo que las empresas están comunicando y alejados de lo que hemos mencionado antes sobre los objetivos.

Por si aún no estáis convencidos, analizamos cada misión en función de lo que he mencionado en párrafos anteriores sobre las características de las mismas. Empecemos por Coca-Cola;

  • Marcan la diferencia entre una empresa y otra: Coca-Cola no es una compañía de refresco es una compañía que ofrece momentos de optimismo y felicidad
  • Las que ganan adeptos: Todos queremos ser felices por lo que puede que una Coca-Cola nos alegre el día
  • Las que fidelizan clientes: Si busco tomarme una Coca-Cola para alegrarme el día o para pasar un buen rato y lo he logrado, repito fijo
  • Las que retienen talento: Esto me recuerda sobre todo a la fabula de los tres albañiles y la catedral, pero ¿quién no quiere trabajar en una empresa que ofrece optimismo y felicidad?

Ahora es el turno de Ikea

  • Marcan la diferencia entre una empresa y otra: No es una empresa de muebles sino una empresa que ofrece una amplia gama de productos para el hogar
  • Las que ganan adeptos: Todos aquellos que buscamos funcionalidad en los productos para el hogar (un tipo de publico objetivo), los que buscamos diseño en los productos para el hogar (un tipo de publico objetivo), los que buscamos un precio asequible (un tipo de publico objetivo), o los que buscamos todo eso
  • Las que fidelizan clientes: Si es verdad que cumplen lo que dicen como es diversidad de productos para el hogar, funcionalidad, diseño y precio asequible la gente repite
  • Las que retienen talento:  No lo digo yo, lo dice Ikea: “En IKEA ofrecemos a las personas con sentido común la posibilidad de crecer tanto personal como profesionalmente, asumiendo conjuntamente el compromiso de crear un mejor día a día para nosotros y para nuestros clientes” 

Si eres empresari@, emprendedor/a, autonóm@ o estas planteando en ser alguno de ellos piensa primero que misión (propósito) vas a realizar con tu empresa o proyecto y luego marca objetivos. Los propósitos/misión son mas fáciles de vender y captar adeptos a ellos.

¿Pero tú no estabas en Marruecos?

Últimamente escucho mucho esta frase y la respuesta es:

Yo en Marruecos me aburro ya que levantarse por la mañana y esperar que “Dios proveerá” o “Insha’Allah” (Dios dirá), yo necesito mas vidilla.

Para quien no me conozca, después de cerca de 10 años de socio y fundador en Acción Mk, decidí cambiar de aires y vendí mis participaciones a mi ex-socia. Muchos se han quedado sorprendido de la decisión y no entienden el porque siendo el fundador de una empresa dejo de formar parte de ella. Vamos a enumerar las razones:

  • La principal es que ambos socios llevábamos y teníamos caminos, ideas y estrategias distintas y eso hace que la empresa, los trabajadores y clientes sufran. En esta situación se soluciona con cierre de la empresa o uno de los socios se queda con ella
  • Tenia la espinita clavada de la internacionalización; con los clientes que podía intentaba realizar acciones de internacionalización pero me quedaba en los preliminares ya que con la crisis es difícil destinar unos fondos para dicha actuación. Me propusieron desde mi familia, tienen una fabrica de pinturas, el hacerme cargo de la internacionalización de la empresa y no tarde mucho en decidirme
  • Hacia mucho tiempo que me levantaba por la mañana con la única preocupación de facturar y cobrar; el gerente de una empresa de USA de los mayores productores de caucho decía: “He conocido personas que triunfaron porque disfrutaban efectuando sus trabajos. Después vi a las mismas personas cuando se dedicaban a lo mismo como una tarea/trabajo. Se aburrían. Perdieron todo interés en su trabajo y fracasaron”; todos diréis ese es el objetivo de una empresa. Sí, ese es el objetivo de una empresa, pero si la empresa no da el servicio que realmente necesita el cliente, va a ser difícil que tenga clientes y por tanto, facturar y cobrar. Cuando fundé la empresa tenia claro que lo que quería y quiero es ayudar a mis clientes a alcanzar sus objetivos, siempre desde el punto de vista de marketing y estrategia empresarial. Perdí de vista mi propósito y lo sufrieron los clientes, los trabajadores y la empresa
  • Nunca me ha dado miedo nada; gracias a eso pudimos participar en proyectos a nivel regional, participar en un proyecto europeo y conseguir un premio. Volver a empezar, emprender de nuevo o dar un nuevo giro a mi vida no era una cosa que me preocupara

Por estas razones, y alguna más, preferí emprender rumbo a Marruecos. Y ahora viene,

“En Marruecos me aburro”

 Como he dicho necesito vidilla y soy una persona con gran capacidad de trabajo, acostumbrada a trabajar bajo presión y con varios proyectos/clientes a la vez, un solo proyecto me viene corto. Además ya he estado en Marruecos, tengo claro el camino a seguir (me dedico a eso) y también he establecido las bases para estar yendo y viniendo sin necesidad de estar de continuo en el país.

Es por eso que en Marruecos he tenido tiempo de pensar, meditar y plantearme que voy a volver a la arena empresarial y el resultado es que estoy montando una nueva empresa en la que voy a trabajar en marketing, proyectos y formación pero con una vuelta de tuerca acorde a lo que necesitan los clientes ahora.  Estamos terminado la web pero podéis  descargaros el dossier aquí