Archivo de la categoría: Formación

Eres un Pokemon

De: Jesús Blanco <info@drakkarmarketing.es>
Fecha: Fri, 05 Agosto 2016 12:44:21 +0200
Para: “Fabiola Hernández” <xxxxxxxxxx@xxxxxxxxxx.com>
Asunto: Eres un Pokemon

Hola Fabiola,

Ayer me preguntaste sobre ¿cómo no me pude dar cuenta de que ella era así?, y no fui totalmente sincero diciéndote que antes no era así; te lo voy a contar porque te he visto un par de detalles que me han recordado a experiencias con ella, y como ahora están de moda los Pokemon, el ejemplo me viene ni que pintado.

¿Recordaras a Pikachu y a Ketchum?. El máximo afán de Ketchum es ser el mejor entrenador de Pokemons del mundo y en la serie entrena a Pikachu para que evolucione hasta su máximo nivel convirtiéndose en Raichu.

Pasando a nuestro ejemplo, el Ketchum real busca los mismo con nuestra Pikachu pero hay que tener en cuenta que este entrenamiento no se produce en una burbuja, y que hay otros elementos externos, como en la serie, que pueden influir en el desarrollo de la evolución de Pikachu.

Siempre hay personas envidiosas y que mal meten porque tengan celos, rencor, tirria, etc. Estos, no envidian lo que tienes si no  lo que puedes conseguir. En la serie, los envidiosos eran el equipo Rocket que querían robar a Pikachu.

Nuestra Pikachu interrelacionó con otras personas que al igual que el equipo Rocket querían robarla, entrenarla,…y ella se dejo guiar por otras técnicas y consejos de estos supuestos entrenadores, esto hizo que la evolución de Pikachu se convirtiera en una evolución “maligna”, como ocurría con los Pokemons de la serie.

Quiero dejarte claro que no te digo que sólo me tienes que hacer caso a mi o encerrarte para que no te influyan, te lo cuento para que cuando interrelaciones con otras personas, igual que lo haces conmigo, te preguntes ¿qué objetivo persigue este entrenador con lo que me está diciendo o contando?¿Es para ayudarme?¿Es para ayudarse el/ella?¿Está mal metiendo?¿Lo hace por envidia a…?

Yo tengo claro en que puedes convertirte pero tu tienes que tener cuidado en cómo puedes evolucionar, ya que también puedes llegar a ser una Pikachu “maligna”.

En vez de despedirme escribiendote “Besos” o “Un abrazo”, me despido con la frase de moda, Pokemon Go

 

¿Donde están los clientes?

Durante los meses de marzo y abril he estado coordinando y gestionando cursos de emprendimiento dirigidos a universitarios.

Me encanta esta labor porque aporto mi granito de arena a los futuros emprendedores y empresari@s, además de darle una visión realista del camino duro que es montar y gestionar una pyme, poniendo ejemplos de pymes y ponentes con experiencia en pymes, que es lo que realmente necesitan.

Me encuentro generalmente con lo mismo en cada curso formativo de emprendimiento:

  • Muy buenas ideas
  • Mucha ilusión
  • Muy desarrollado el procedimiento técnico, productivo o el producto/servicio

Y todo eso esta muy bien pero la pregunta, que nunca me canso de hacerles, es siempre la misma, ¿donde están los clientes?

Es un problema de la mayoría de los proyectos de emprendimiento, se estudia muy bien el producto o servicio, pero no, si realmente hay mercado/clientes que vayan a demandar ese producto o servicio.  Cuando preguntas a los emprendedores que necesitan para su proyecto siempre dicen: dinero, financiación, inversores, subvenciones, ……en vez de decir, equipo comercial, clientes, acciones de marketing, etc.

La mayoría de los emprendedores no se dan cuenta que sin al menos un cliente, no hay empresa; como siempre digo, puedes tener en tu cuenta 150.000 € para desarrollar el producto/servicio pero si no tienes clientes, los 150.000 € te los vas a gastar y no vas a tener empresa finalmente.

Los clientes son la base para que los proyectos se conviertan en una realidad empresarial.

Como resumen de dichas jornadas destaco:

  1. Varias de las ideas que se presentaron al proyecto eran muy técnicas y algunas bastante desarrolladas, pero a la pregunta donde están los clientes y como iban a llegar a ellos, no sabían responder o en el caso que hubieron planteado un determinado público objetivo, después de las jornadas de análisis externo y estudio de mercado, cuando ellos mismos lo analizaban, se daban cuenta que no había mercado o que ya existían ideas o productos similares.
  2. Proyectos muy centrados en su localidad y/o provincia, que cuando hacían su estudio de mercado se daban cuenta de que no había mercado suficiente en su provincia/localidad y tenían que plantearse ampliar su zona de actuación
  3. Ideas muy buenas pero cuando se encontraban con alguna dificultad de existencia de competidores, muy alta estacionalidad de ventas, impedimentos normativos, etc. aunque los tutores les planteamos alternativas y salidas, ¡¡¡¡¡desechaban la idea!!!!!  , para mi sorpresa

Podría contar más pero si lo hago no cuento la anécdota del post, y en este caso son dos, una por Proempresarios y otra por la Ruta Emprendedora.

En Proempresarios, “el vacila” (lo digo en tono cariñoso) y sus compañeros de equipo se encontraron con una dificultad técnica en su proyecto, y me enviaron un mail con todas las dudas sobre su proyecto desarrolladas en un informe de 6 folios. El informe, para estar tan resumido, estaba muy bien elaborado y con enlaces en determinados puntos para ampliar información.  Me lo leí y esperé a la siguiente jornada para aclararle las dudas, y les dije; “Vacila y equipo, el informe muy bueno, pero tío, el enlace a los 200 folios, sobre las características técnicas de la tecnología a usar, se los va a leer su padre, os estáis centrando en que tenéis un problema técnico y que tenéis que seleccionar una u otra tecnología,  y no lo veo. Veo que el problema lo tenéis en la definición del cliente. Seleccionar primero al cliente, ofrecerle a ese cliente soluciones tipo…………………………y una vez tengáis el cliente, plantearos la tecnología a usar

En la Ruta Emprendedora, esperando en las tutorías me llega un equipo con un panel de 2X1 embalado, y cuando lo desembalan me encuentro con un Canvas impresionante, muy visual, incluyendo fotos del público objetivo, del producto, de las maquinas y elementos de producción, ….. y les dije, “No perdáis el tiempo, terminar el plan económico-financiero e incluir los números, fotos del balance, cuenta de resultados y tesorería en las partes del Canvas de estructura de costes y fuentes de ingresos, y presentarlo ya a ronda de inversores, ni os molestéis en redactar el plan de empresa, si ya lo tenéis hecho

Para terminar, contaros que me quedo una espinita clavada en el corazón porque fui el único ponente al que no le aplaudieron cuando terminaba de dar sus jornadas, sería porque les di mucha caña, porque les cortaba el elevator speech cuando termina su tiempo, porque era el coordinador, etc; pero se me quito, porque aún me envían correos preguntándome sobre dudas de su proyecto y me piden consejo, además de tener la segunda nota más alta de valoración de las ponencias después de un showman-ponente que daba la parte comercial.

Ponentes sin chicha ni limoná

El otro día en un evento con jornada y networking incluidas volví a ver lo que estoy harto de ver desde hace mucho tiempo, un ponente sin chicha ni limoná.

Primero os cuento una historia de un día en mi coche de camino a Antequera, no recuerdo muy bien el motivo pero si quien me acompañaba. Iba con un anterior socio mío y actual colaborador, hablábamos que estábamos hartos de ir a jornadas, seminarios, cursos y ponencias donde el ponente se había leído un libro y había hecho un resumen y con eso hacía una ponencia, jornada, etc…

Mi sorpresa es que eso lo comentamos hace más de 5 ó 6 años y a día de hoy me encuentro gente haciendo lo mismo.

Jean Baptiste, ponente que viene a dar una ponencia de un determinado tema que es experto:

  • explica una metodología,  copiada de un determinado libro
  • expone ejemplos, copiados de ese libro
  • hace una prueba para que el público partícipe dando tiempo para hacerla, copiado de ese mismo libro
  • y pide voluntarios, en ese momento es cuando salgo voluntario

Salgo voluntario junto a 4 personas más y como soy una persona honesta le comento que la prueba ya la tenia preparada y que no la había hecho en la ponencia porque ya la conocía. A Jean Baptiste no le hace mucha gracia y me dice amablemente: “Entonces vamos a darle la oportunidad a otro compañero si no te importa que lo haya hecho hoy y luego en el networking lo comentamos tu y yo, ¿te parece? “. Le dije que sin problema y que luego hablamos.

Termina el evento y en el networking me acerco a Jean Baptiste un par de veces y son las mismas que huye de mi y de la reunión donde se encontraba sin dar oportunidad a comentar ni a dialogar. Ya no solo no me pareció que no tenia cintura como ponente sino como persona dejaba mucho que desear ya que quería intercambiar opiniones y no se presto a ello en ningún momento.

Me indigna que se traigan ponentes de otros lugares, se les pague un caché determinado cuando mas cerca hay gente con mas conocimientos, con ejemplos de la vida real (no solo los de un libro) y con criterios para leer varios libros y sacar la esencia de cada uno y aunarlas a la experiencia para dar una ponencia buena (como hicieron sus otros dos compañeros del evento, anteriores a Jean Baptiste) y por último, con educación.

Como no solo quiero criticar y pretendo que se aprenda con esta experiencia;

  • El que yo no sepa hablar bien ingles no significa que no tenga un buen nivel de lectura de ese idioma, que en Amazon y con la posibilidad de comprar libros electrónicos puedo leer el ultimo ejemplar de cualquier cosa que se publique en este mundo globalizado.
  • Hay que tener cintura cuando eres ponente y aunque seas un profesional de lo tuyo no se puede saber de todo, una persona que este en la jornada puede tener mas conocimiento en un determinado campo concreto de lo que expones y su opinión puede ser un refuerzo e incluso una forma de conocer o aprender cosas que no sabias.
  • Que cuando das una ponencia en la sala puede haber gente que sabe lo mismo que tú, o se ha leído el mismo libro que Jean Baptiste, y por educación no se han levantado e ido. Si quieren aportar en la ponencia déjalos que participen ya que con el intercambio de opiniones la gente de la sala puede aprender más ya que tú verdad no es la absoluta.