Franquiciame

—Nos vamos de vacaciones la semana que viene pero te vamos a dejar deberes—me dijo Rogelio mientras su cara se convertía en un emoticono.

—Jajajaja, gracias, o estais vengando de los que yo os dejo de vez en cuando; ok, ¿de qué se trata?—les respondí pensando que día de las vacaciones de Navidad iba a dedicarles.

—El proyecto de expansión de las franquicias que teníamos en mente para Italia arranca de nuevo y tenemos una cita con una persona interesada, hemos quedado con él el 10 de enero y necesitamos que nos hagas un plan de expansión—

Todos los socios se miraron para ver quien me respondía, fue cuando me di cuenta que me iba a ir sin deberes e iban a retrasar la reunión con el italiano.

Boris se arranco—No hemos comentado nada en firme, Angelo vino por septiembre, le explicamos nuestro modelo de franquicia, le enseñamos nuestras 83 implantaciones aquí y nos dijo que quería montar una en Italia y poco más—

—Ok, por lo que veo queréis replicar el modelo de aquí, allí pero yo no lo veo tan fácil cómo lo habéis planteado—respondí

—La idea es buena pero tiene su problemática, no habéis valorado los costes de formación, desarrollo, traducciones de documentación, web y catálogos, del ERP y CRM de gestión de la franquicia,… y todos aquellos que solemos cargar en el canon de entrada de cada nuevo franquiciado pero que en este caso, sin echar números, seguro que al menos se duplica o triplica. —

En ese momento apareció en sus caras el emoticono de sorpresa—Veo que Angelo solo piensa en montar una franquicia y antes de dársela hay que pensar cuál es el modelo de expansión que queremos desarrollar, os cuento, que me venga a la mente ahora mismo tenemos 5 tipos de modelos para comenzar una expansión en otro país; empecemos, dejadme un papel y un boli—

—Lo ideal es empezar montando de uno a tres establecimiento propio en alguna de las principales ciudades de Italia como Roma, Milán, etc.., una vez que estamos implantados allí empezar a buscar franquiciados para crecer. El segundo modelo sería buscar a un expatriado, alguien con reconocimiento en la zona o una empresa para que nos busquen master franquicias o franquiciados, siendo ellos quienes hacen todos los contactos, negociación y comunicación a cambio de honorarios y comisiones. La tercera opción pasa por contactar con una empresa local que haga lo mismo que nosotros, comprarle su empresa y en ese momento ya contaríamos con una cartera de clientes desde el minuto número 1, si queremos podríamos repetir la compra tantas veces como queramos y sería nuestra punta de lanza en la zona. Otra sería crear una Joint-Venture, buscamos una empresa local que nos interese le proponemos un acuerdo de cooperación para el crecimiento de la franquicia, nosotros transmitimos el Know-How, los productos y materia prima, ellos se encargan del despliegue comercial, los clientes, establecimientos, personal, búsqueda de franquiciados, y los beneficios los repartimos. Por último, el master franquicia; hacemos comunicación en distintos medios y asociaciones de empresarios, emprendimiento, sociedades de inversión, etc que buscamos master franquicia en Italia, o vendemos una licencia para todo el país o dividimos el país en zona para establecer un master en cada una de ellas y conforme salgan los números del plan de expansión en inversión y retorno de la misma establecemos el precio de la licencia o licencias junto con el plazo de desarrollo del crecimiento. Yo llamaría a Angelo para decirle que no se venga el 10 porque ahora soy yo quien os va a dejar deberes, jajajaja—

Un pensamiento en “Franquiciame”

  1. Como siempre muy buena historia, ya estoy deseando saber como continua la historia, por que modelo se decantan y ver como les va, aunque supongo que para eso falta algún tiempo 😉
    Muchas gracias por otra buena historia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *