De Papa Pitufo a Gandalf

Quien me conoce bien sabe que suelo poner motes a la gente, y no es que el título del artÍculo sea llamativo, es lo que le dije a Mateo sobre cambiar su estilo de dirección de personal de su empresa, aparte de que ya le había puesto Papa Pitufo y el lo sabía.

A Mateo, dos meses antes, le dije que tenía que tener un adjunto a dirección para que pudiera dedicarse a realizar acciones comerciales y de relaciones públicas de la empresa, para captar clientes, y menos hacer la función de dirección de recursos humanos que había provocado un desgaste de la relación laboral entre él y sus empleados. Se había convertido en Papa Pitufo ya que nadie movía un pie hasta que Papa Pitufo no lo dijera y lo que es peor Papa Pitufo estaba todo el día dando ordenes y con ello los empleados se sentían desvalorados.

Dos veces me ofreció Mateo que yo fuera ese adjunto a dirección, dos veces fueron la que les dije que no. En Navidades hice la presentación del proyecto y las conclusiones del plan estratégico a toda la empresa con la esperanza de que alguien del grupo se ofreciera para ser ese adjunto a dirección; ¡¡¡sorpresa!!!, me dice el personal de la empresa que les gusta mucho las ideas propuesta y los cambios a realizar pero quieren que yo sea el adjunto a dirección. Como la decisión venia del equipo y no de dirección junto a que era un reto para mí, acepto y me comprometo a ir dos días y medio a la semana hasta lograr los objetivos planteados.

Después de un mes haciendo las funciones de adjunto a dirección y realizando las acciones planteadas de repente, la última semana, se vuelve a la rutina anterior y no solo eso, veo que el Papa Pitufo ahora soy yo. Ante eso, lo primero que hago es convocar una reunión.

Reúno un viernes al mediodía a todo el equipo y les comento que yo tengo una tiempo de entrada y también un tiempo de salida en la empresa, que yo he aceptado realizar una función que tiene un objetivo y una vez logrado el objetivo me iré, que no son muy único cliente y que no soy Papa Pitufo por lo que hay que replantearse si querían cambios porque la rutina anterior no funciona, el fallo no es todo culpa de Mateo ni todo culpa de ellos pero que todos se tenían que plantear un giro, que fue lo que se hablo en Navidades, por lo que con ejemplos/símiles/anécdotas se ve todo mejor, Mateo tenía que pasar de Papa Pitufo a Gandalf, y su equipo de pitufilandia a la Comunidad del Anillo. Eliminando al adjunto a dirección por proactividad y responsabilidad por puesto de trabajo; por tanto yo era Gargamel que venía a destruir la aldea pitufa.

La Comunidad del Anillo busca un objetivo común que es destruir Mordor y a Sauron, está formada por distintos miembros que cada uno tiene su misión y responsabilidad dentro del equipo y objetivo común. Un par de ellos son los que llevan toda la carga y tienen la misión mas peligrosa, otros empiezan protegiéndolos o apoyándolos en su camino pero finalmente su misión pasa a convertirse a luchar contra otros enemigos y a reunir todos los apoyos necesarios para hacer frente al numeroso ejercito de Sauron, otros son elementos comodines que sirven para misiones intermedias y finalmente Gandalf que su labor es indicar a cada uno la línea a seguir en cada una de las fases para conseguir el objetivo común pero dejándolos hacer; abriendo camino para la llegada de su equipo o llegando en el último momento para apoyarlos y siempre con en mente el objetivo final a alcanzar; definitivamente dejando trabajar, dándoles responsabilidades, generando proactividad, creando equipo y gerenciando en vez de pitufear.

No ha sido un camino fácil, ni lo pretendía, y además lo sabia; en la reunión de diciembre predije que dos de ellos iban a pasar un quinario ya que tenían una misión muy complicada, que a otro grupo le iban a llover ostias por todos lados (algunas más intensas y otras más espaciadas) y que Gandalf aparecería y desaparecería y cuando lo vieran era para marcar líneas y prepararse para las ostias que venían hasta que lográramos el objetivo deseado. Como si de la trilogía se tratara.

Todos son proactivos ahora y ademas se ha creado una especie de consejo de administración (Frodo, Aragorn, Eowyn y Eomer) que se reúne mensualmente para establecer junto con Mateo (Gandalf) las lineas a seguir.

5 pensamientos en “De Papa Pitufo a Gandalf”

  1. Es una línea fácilmente franqueable, y la cruzas sin darte cuenta, pero por mucho que uno ponga, si no tienes una buena comunidad que te rodee y sea proactiva, constructiva y entienda que forma parte de un equipo sin dejar de seguir cierta estructura, por mucho Gandalf que quieras ser no te valdrá de nada.

  2. Muy bueno el símil. Después de lo observado y experimentado en el mundo empresarial, los directiv@s tenemos que hacer esa transformación a Gandalf porque sino el equipo no llega a ningún sitio. También es bueno contar con un Gargamel como tu, para poner el punto de partida. Felicidades!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *