Adáptate o muere-Alberto Ruiz

En general ser inflexible tanto en la vida como en lo profesional puede ir unido a la catástrofe. Si las circunstancias cambian, tienes que cambiar con ellas. Porque puedes perderte numerosas oportunidades, que la vida te va ofreciendo. ¿Cómo se traduce a nivel profesional? Hay que tener en cuenta, que puedes tener una gran idea, pero que en el momento que la pones en práctica, tanto comentarios de clientes, o la propia evolución del mercado, puede hacer que modifiques ciertos parámetros. Podemos ver numerosos ejemplos por ejemplo Coca cola comenzó  hace años a sacar productos, bajo en calorías, hasta tal punto que estos productos, hoy en día se venden más que su fórmula tradicional, ¿Por qué? Porque el gusto de los clientes ha cambiado, ahora quieren consumir menos calorías y por tanto las bebidas bajas en azucares, es una medida para mantener dichos clientes, ofreciéndoles otros productos. ¿Qué hubiera pasado si no lo hubiera hecho así? habría perdido clientes, que se hubieran ido a otra compañía. Así de simple. Esto no quiere decir que siempre tengamos que estar adaptándonos, puede ocurrir que no nos interese ocupar ese nicho de mercado, es cierto. Pero aunque es una decisión estratégica, siempre hay que barajar otras alternativas a lo que estamos haciendo, incluso aunque las cosas nos vayan bien. Porque adaptarte también es previsión. Hay que partir del hecho, de que todo, puede cambiar.

En ocasiones el problema no está en que nosotros seamos más o menos flexibles, si tenemos una empresa con otros socios, puede que estos no tengan la misma visión que nosotros, con lo cual tenemos un problema. Porque mientras más tiempo se tarde en tomar decisiones, mas difícil será tomarlas o en todo caso, podría resultar demasiado tarde.

Adaptarse significa acción, con una reflexión previa y depende de un conjunto de factores y es importante plantearse una serie de preguntas:

-¿Que va mal?

-¿Que puede mejorarse?

-¿Cómo hacerlo?

-¿Que herramientas usar?

Esto no quiere decir que no haya empresas, que prácticamente mantengan la misma forma de hacer las cosas, desde hace muchos años. Pero esto no es la norma, y también depende del tipo de negocio que tengas, no es lo mismo una taberna “de toda la vida”, que un negocio informático.

Tampoco adaptarse debe significar un  método de éxito en sí mismo, es un principio sobre el que establecer las bases para mejorar tu empresa, tus productos. Pero sin una planificación, con un estudio previo, puede ocurrir que en realidad en vez de mejorar empeoremos.

Pongamos un ejemplo. Tenemos a un emprendedor que está embarcado en un proyecto, al principio tiene la ilusión, luego viene la realidad, momentos de desilusión, el confía en el proyecto, pero si mantiene una postura inamovible, se equivocará. No quiere decir que tenga que hacer lo mismo que los demás, a veces seguir el camino de otros es bueno para encontrar el tuyo propio. Todos nos subimos a los hombros de otros para aprender, eso se llama evolucionar. 

Hoy en día, el mundo no solo está en constante cambio, sino además hay millones de productos y servicios y es cada vez más difícil hacer algo original. Eso es cierto, pero eso no quiere decir que no se pueda hacer. Todavía quedan muchas ideas que plantear, muchos proyectos que hacer. Si estas en esa fase de haber hecho realidad tu idea y ves que no funciona como quieres, reflexiona, planifica y cambia lo que tengas que cambiar, recuerda siempre que lo importante al final, es adaptarte o morir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.